Fran d'Esports, La salud no tiene precio

Entrenador personal, Gimnasio, Grupos reducidos, Salud, Nutrición y Fisioterapia, Marina Baixa, Villajoyosa, Alicante, La Vila Joiosa

Mejora tu calidad de vida de un modo personal, íntimo y adaptado a ti


Events & Services 4You

Estás en:  /  Inicio  /  Artículos Informativos  /  Funcionamiento y Bioquímica de la Contracción Muscular

Artículos Informativos: Sección Técnica

La salud no tiene precio
Funcionamiento y Bioquímica de la Contracción Muscular

Publicado el 13/11/2010

            La realización de un ejercicio físico comporta la actuación de componentes de tipo motor. La energía química producida por las células es transformada directamente en energía mecánica, es decir, en movimiento y/o establecimiento de una tensión, presión o por la combinación de éstas.  Además, el sistema nervioso es partícipe en la ejecución, planificación y control del movimiento, y los sistemas de termorregulación también, encargados de liberar el calor interno generado por la ejecución de los movimientos.

         La dotación del tejido muscular en el organismo de un adulto puede llegar hasta el 40% de la masa corporal (aproximadamente más de 600 músculos en el cuerpo). Este tejido muscular se divide en músculo liso, cardíaco y estriado, y se diferencia por su composición, tipo de contracción y función.

Los músculos estriados son los encargados del movimiento esquelético y están formados por diferentes “capas” siendo la fibra muscular la unidad estructural y funcional del tejido muscular. Está formada por diferentes componentes, células y proteínas contráctiles. Éstas últimas reciben el nombre de miofibrillas y ocupan el 90% del volumen. Las miofibrillas se componen de proteínas de actina (miofilamento delgado) y miosina (miofilamento grueso), encargadas de generar la contracción, y tropomiosina y troponina, reguladora de ésta. Durante la contracción o el estiramiento del músculo, las dimensiones de los diferentes miofilamentos varían.

Esta contracción o estiramiento del músculo se produce en primera instancia por un impulso nervioso que llega a la célula muscular transmitiéndose por el sarcolema y pentetrando en la fibra muscular por los túbulos transversales y longitudinales, "conviviendo" con el sarcómero, y con las moléculas de calcio y proteínas, entre otras, siendo necesaria su liberación para realizar la contracción. La contracción necesita un aporte continuo de energía para formar "puentes cruzados": deslizamiento de los miofilamentos de miosina sobre los miofilamentos de actina.

A pesar de que el mecanismo de contracción y las vías metabólicas son comunes a todos los músculos, existen diferentes tipos de fibras musculares dentro de un mismo músculo, en cambio, sí es cierto que hay un tipo que predomina sobre el resto. Ésta pueden diferenciarse por su color: blancas y rojas y por su comportamiento funcional. Las principales son:

•        Fibras de contracción lenta, fibras ST, rojas, Tipo I: "+ Aeróbicas".

•        Fibras de contracción rápida, fibras FT, blancas, Tipo II: "+ Anaeróbicas".

La genética es determinante en el reparto de los porcentajes de las fibras musculares en los músculos. Sin embargo, nuevas investigaciones discuten como y en qué medida a través del entrenamiento es posible modificar la tipología de la fibra.


Comentarios: 0 opiniones



 RSS Artículos
De: Email: Para: Email:

Destacados

Catálogos

  • Iviva S.L.
  • Calcetines Akkua
  • 226ers
  • Safe Sport ID
  • Nadathlon
  • Todo Trofeo
© frandesports.com, 2014. Todos los derechos reservados.  Enlaces de Interés  |  Nota Legal  |  Mapa de la Web  |  Contactar  |  RSS